Government proposals Presidency

Proceso participativo para la reforma de EITB

En
100 %In favor
2 votes (2/0)

El proceso participativo para la reforma de EITB se ha iniciado con consultas al sector empresarial audiovisual y al tejido asociativo.

Invitamos en esta segunda fase a la participación de toda la ciudadanía para que EITB sea un reflejo lo más fiel posible de la sociedad. Una sociedad que en el último sociómetro sobre los medios de comunicación opinaba que las características que mejor definen a una televisión pública de calidad, según la ciudadanía, son la objetividad en la información, que refleje la pluralidad de la sociedad y que sea educativa.

Además de esta participación online, se han organizado talleres presenciales en los siguientes lugares y fechas:

  • 10 de diciembre: Bilbao, Archivo Histórico - 17:30-19:00.
  • 13 de diciembre: Vitoria-Gasteiz, Centro Cívico de Hegoalde- 18:30-20:00
  • 18 de diciembre: Donostia-San Sebastián, Teatro Victoria Eugenia (Sala Polivalente)- 18:30-20:00

Si estás interesado en participar en cualquiera de los talleres indicados, envía un correo electrónico a esta dirección irekia@euskadi.eus , con indicación de tu perfil (sexo, tramo de edad – menos de 25 años; de 26 a 30 años; o más de 30 años – y territorio histórico de residencia (Araba, Bizkaia, Gipuzkoa). (Política de privacidad).

Ahora, lo importante son tus aportaciones y tus reflexiones.

¡Participa!

Argument in favour
Maximum 255 characters
Arguments against
Maximum 255 characters
One comment
  • Faceless avatar thumb 70
    Something to say?… comment on this government proposal
  • 2018 November 29

    La RTV pública debe guiarse por los criterios de independencia, pluralidad y neutralidad en sus contenidos e informaciones, algo que ninguna empresa pública de comunicación ha realizado desde la instauración de la democracia.

    EITB ha sido, como todas las demás RTVs públicas, un organismo que cuando ha sido beneficioso para el Gobierno ha actuado como engranaje político de lehendakaritza, con épocas de altísima tendenciosidad. Ejemplo de ello es la época del Gobierno del lehendakari Ibarretxe, cuando los contenidos se dirigieron en favor de los postulados gubernamentales, y más generalmente del nacionalismo.

    A pesar de ello, EITB tiene grandes éxitos artísticos y cívicos en su haber. Pongo por ejemplo el programa Vaya Semanita, en mi opinión la creación más exitosa y ecuánime de la historia del ente. Los autores del Vaya Semanita, en clave de humor, encontraron el justo equilibrio y tono para una sociedad con tendencia a la polarización sentimental e identitaria: criticaban a todos por igual y se burlaban de cada tendencia gustando a todo el mundo.

    El éxito del Vaya Semanita, por ello, no es sólo un éxito televisivo o artístico: es un éxito social porque encontró el delicado equilibrio que una TV para todos debe encontrar al hacer ficción. No es poco para un país donde ni siquiera somos capaces de ponernos de acuerdo en qué nombre debemos usar para referirnos al territorio.

    Obviamente, el objetivo de un espacio de entretenimiento no es el mismo que el de un espacio informativo o de debate. En muchas ocasiones la tendenciosidad hacia un postulado parcial ha permeado el relato de la programación. Pongo un ejemplo muy claro: durante años, la plataforma Gure Esku Dago ha intentado "importar" a Euskadi el modelo de conflicto nacionalista de Cataluña. Lejos de la indiferencia general con que la sociedad vasca ha recibido este movimiento calcado del "proces", la RTV pública ha dedicado extensas horas de su programación a su fomento y comentario. Ningún medio estatal o autonómico le ha dado tantas horas a las consultas que hace unas semanas se celebraron en diversas localidades vascas. ¿Por qué EITB sí lo hace? Obviamente, porque se posiciona ideológica y sentimentalmente con un sector de la población. Y con ello no hace sino dejar de lado a quienes no se sienten concernidos con ese movimiento o pensamiento. En concreto, el debate de las tardes de ETB2 es parcialísimo. No responde a la pluralidad y neutralidad que se debe al pueblo.

    Por todo ello, quisiera hacer unas aportaciones al proceso de "reforma integral" de EITB. Aunque no trabajo en el sector de los medios de comunicación, considero como ciudadano que debe haber reformas que mejoren su trabajo y su servicio público.

    En primer lugar, la gestión del ente debe ser absolutamente despolitizada. A lo largo de la historia de EITB los directores han sido claramente políticos, hasta la actual directora, cuyas intervenciones en el Parlamento son deplorables desde el punto de vista democrático y parlamentario.

    La gestión de EITB debe ser puramente profesional, sin adscripciones partidistas. Los partidos no pueden copar de ninguna manera con afiliados o afines la cúpula de la RTV pública vasca. Ni la dirección ni el consejo de administración deben ser escogidos por el Gobierno o el Parlamento. Yo abogo por una gestión puramente profesional que responda ante una Ley decidida por el Parlamento.

    En segundo lugar, es necesario considerar el coste que la empresa pública debe tener. Se ha establecido que EITB tiene el coste per capita más alto de todas las TVs públicas. El menor tamaño de Euskadi en comparación con otras comunidades como Cataluña o Andalucía hacen inviable la inversión de ingentes cantidades de dinero en su TV pública, máxime cuando la competencia de internet o las TVs de pago. El dinero invertido no en fomentar el euskera o la cultura vasca, sino en un ente dedicado a la promoción política del Gobierno o una mayoría parlamentaria, está mucho mejor invertido en la sanidad, la educación o las infraestructuras.

    En tercer lugar, la Ley que rija para EITB debe proponer como objeto principal del ente la promoción del euskera, la producción de espacios de entretenimiento y el debate, pero todo ello respetando en su línea editorial el respeto a los derechos humanos y el respeto a la Ley y el marco político vigente.

    Todo lo que se salga de ese ideal no promoverá una TV justa y servicial con el pueblo, sino con intereses políticos y económicos espúreos que nos debiliten como sociedad.